Qué es la nube y que valor agrega a tu empresa

La computación en la nube (del inglés cloud computing), conocida también como servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo, nube de conceptos o simplemente «la nube», es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de una red, que usualmente es Internet.

La computación en la nube es la disponibilidad a pedido de los recursos del sistema informático, especialmente el almacenamiento de datos y la capacidad de cómputo, sin una gestión activa directa por parte del usuario. El término se usa generalmente para describir los centros de datos disponibles desde cualquier lugar para muchos usuarios a través de Internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo.

A menudo, el término «computación en la nube» se lo relaciona con una reducción de costos, disminución de vulberabilidades y garantía de disponibilidad. Asimismo, cloud computing se lo relaciona con un modelo de «pago por uso». No obstante, el concepto de «pago» no puede ser solo relacionado a erogación económica dado que solo aplica en caso de proveedores externos, y en muchos casos hace referencia a poder medir el consumo aplicándose a centros de costos de la propia empresa.

Cloud computing es un nuevo modelo de prestación de servicios tecnológicos que impacta sin lugar a dudas en diversos negocios. Este modelo se apoya en infraestructuras tecnológicas dinámicas, caracterizados por la virtualización de recursos, un alto grado de automatización, una elevada capacidad de adaptación para atender demandas variables.

El concepto de nube informática es muy amplio, y abarca casi todos los posibles tipo de servicio en línea, pero cuando las empresas predican ofrecer un utilitario alojado en la nube, por lo general se refieren a alguna de estas tres modalidades: el software como servicio (por sus siglas en inglés (SaaS) Software as a Service), (PaaS) Plataforma como Servicio e (IaaS) Infraestructura como Servicio.

El software como servicio (SaaS) es un modelo de distribución de software en el que las aplicaciones están alojadas por una compañía o proveedor de servicio y puestas a disposición de los usuarios a través de una red, generalmente la Internet. Plataforma como servicio (PaaS) es un conjunto de utilitarios para abastecer al usuario de sistemas operativos y servicios asociados a través de Internet sin necesidad de descargas o instalación alguna. Infraestructura como Servicio (IaaS) se refiere a la tercerización de los equipos utilizados para apoyar las operaciones, incluido el almacenamiento, hardware, servidores y componentes de red.

Ventajas:

Las principales ventajas de la computación en la nube son:

  • Prestación de servicios a nivel mundial. Las infraestructuras de cloud computing proporcionan mayor capacidad de adaptación, recuperación completa de pérdida de datos (con copias de seguridad) y reducción al mínimo de los tiempos de inactividad.
  • Una infraestructura 100% de cloud computing permite también al proveedor de contenidos o servicios en la nube prescindir de instalar cualquier tipo de software, ya que este es provisto por el proveedor de la infraestructura o la plataforma en la nube. Un gran beneficio del cloud computing es la simplicidad y el hecho de que requiera mucha menor inversión para empezar a trabajar.
  • Portabilidad de la información: en sus inicios, los proveedores de almacenamiento en la nube canalizaban sus servicios a usuarios corporativos, sin embargo, actualmente los usuarios particulares se han familiarizado con la computación en la nube y son quienes los utilizan con mayor frecuencia en teléfonos inteligentes y tabletas, entre otros.
  • Implementación más rápida y con menos riesgos, ya que se comienza a trabajar más rápido y no es necesaria una gran inversión. Las aplicaciones del cloud computing suelen estar disponibles en cuestión de días u horas en lugar de semanas o meses, incluso con un nivel considerable de personalización o integración.
  • Actualizaciones automáticas que no afectan negativamente a los recursos de TI. Al actualizar a la última versión de las aplicaciones, el usuario se ve obligado a dedicar tiempo y recursos para volver a personalizar e integrar la aplicación. Con el cloud computing no hay que decidir entre actualizar y conservar el trabajo, dado que esas personalizaciones e integraciones se conservan automáticamente durante la actualización.